Audios de #LocoMundoInternacional...

Audios de #52minutos

22 de septiembre de 2006

La reflexión de hoy

En primer lugar, quiero agradecer los comentarios de Alicia y Silvia, así como el artículo que compartió con nosotros el compañero Idseven, que francamente es muy esclarecedor. Juan Miguel Zunzunegui es uno de nuestros analistas más precisos y agudos, por lo que me uno a la recomendación de seguir sus artículos y comentarios.

En estos días de desasosiego financiero mundial, algunas personas me han preguntado si hay en esto algo que nos afecte en lo personal o en lo familiar, considerando que la gran mayoría de nosotros no tenemos cuentas en casas de bolsa ni tenemos forma de comprar acciones de empresas que cotizan en la bolsa.
La respuesta es, ante todo, que sí, sí nos afecta. Lo hace en diversas formas: por un lado, al sufrir los mercados financieros una escasez de dinero líquido, se restringe el crédito y los intereses suben. Como casi todos tenemos tarjetas de crédito o algún préstamos que pagar, por ejemplo por comprar en abonos, nos vemos en la situación que nuestros pagos suben. Por otro lado, al bajar las bolsas como lo han hecho en todo el mundo, las empresas pierden dinero, así como gran cantidad de inversionistas; las pérdidas son reales, no ficticias. Así, quedan menos recursos para invertirse no sólo en bolsa o en otros instrumentos financieros, sino también en industrias, comercios, obras, infraestructura. Así que hay menos empleos, menos movimiento económico y por lo tanto nos afecta a todos, a algunos más directamente que a otros, pero nadie se salva, porque todos estamos en el mismo barco.


¿Qué hacer en lo personal, en lo familiar? Lo mejor es, si no tienen deudas, que se mantengan así. Si ya las tienen, concentrar todos los recursos disponibles para bajarlas o mejor aún, pagarlas y dejar de tenerlas. Los intereses de las tarjetas de crédito, así como los que cobran las tiendas por sus ventas en abonos, son los más altos del mercado, de modo que lo ideal es evitarlos. Si ya están metidos, traten de pagar más del mínimo mensual, y de esa manera ir bajando el saldo deudor, porque de otro modo, no bajará nunca. Y guarden en el fondo del cajón más inaccesible la tarjeta, y úsenla sólo para emergencias auténticas.
En fin. Los chinos dicen, cuando expresan un buen deseo, "que vivas tiempos interesantes"; más interesantes no nos podían tocar. El reto es mantenerse sano, en todos los sentidos, el financiero incluido, y procurar mantener la visión de largo plazo; para eso, nada como saber lo que cada uno quiere de la vida, y concentrarse en lograrlo. Que no sean las circunstancias las que nos dicten las conductas, sino que sean nuestros deseos y objetivos personales, familiares.
Sólo así, nuestra sociedad reflejará lo mismo. Sólo así, nuestro México será mejor para nuestros niños cuando les toque heredarlo.
Y mientras, mi saludo más cordial y amistoso para todos ustedes.
Un abrazo,
Enrique Vigil H

Lunes 22 de Septiembre de 2008.

1 comentario:

  1. Es claro que estas caidas de los mercados financieros nos afectan de manera personal, porque somos muchos los que tenemos prestamos personales y por ende, cuando esto pasa, se restringen los prestamos y se aumentan las tasas de interes.

    ResponderEliminar

Ahora sí, este blog NO acepta comentarios anónimos

Todas las opiniones aquí expresadas son responsabilidad de quien las escribe.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...