Audios de #LocoMundoInternacional...

Audios de #52minutos

10 de febrero de 2011

Las preguntas de Carmen Aristegui




Transición, de Carmen Aristegui y Ricardo Trabulsi


El lector, este lector, no agradece la actitud servil de Carmen Aristegui ante algunos de sus entrevistados. (Transición es un libro que reúne 26 entrevistas con políticos e intelectuales relacionados con la política mexicana en los últimos treinta años.) Con algunos Aristegui es incisiva, suspicaz y severa. A Diego Fernández de Cevallos, por ejemplo, lo cuestiona sobre su desaparición de los medios de comunicación luego de haber ganado el debate de 1994: “¿Y no mientes cuando dices que después del debate no te escondiste?” En cambio, a otros, como a Andrés Manuel López Obrador, a propósito de la aprobación unánime de la llamada “Ley Televisa” pocos meses antes de las elecciones de 2006, los deja decir cosas como la siguiente a propósito del voto perredista a favor de esa ley: “[votaron así] porque son libres [...] Además, por lo general a mí no me consultan”. Así, la entrevistadora emplea dos raseros: con unos se muestra como periodista, con otros como “compañera de ruta”. ¿Con quiénes sí y con quiénes no? Sí con los que son afines a su ideología.
Esta falta de profesionalismo periodístico permite la inclusión de medias verdades y hasta de mentiras francas. Es el caso de Denise Dresser, quien comenta: “Recuerdo haber estado en una comida con Luis Donaldo Colosio tres semanas antes de que lo mataran y saqué a colación la idea de observadores extranjeros. Y bueno, los que estaban ahí –Fernando Solana, la gente de Vuelta– dijeron: ‘Ah claro, Denise, la primera norteamericana nacida en México, ¿cómo nos viene a sugerir que alguien de fuera venga a calificar nuestras elecciones?’” ¿La “gente de Vuelta”? La afirmación es calumniosa y absurda: ¿quién de Vuelta se hubiera opuesto a la presencia de observadores extranjeros? Dresser, además de plagiaria (cfr. Letras Libres, mayo 2006), es mentirosa. Aristegui la deja pasar, ¿por qué? ¿Por falta de rigor en su investigación o porque la “gente” de Vuelta y ahora la de Letras Libres no piensa como ella?
La pieza fuerte del libro (tanto que le dedica un anexo para dar cuenta de cómo impactó en los medios) es la entrevista con Miguel de la Madrid en la que este se arrepiente de haber dejado a Carlos Salinas de Gortari como presidente y habla de la mal habida fortuna de Carlos y Raúl. El escándalo que provocaron estas declaraciones fue mayúsculo ya que, a los pocos días de trasmitida la entrevista, De la Madrid fue obligado a retractarse. Sin embargo, en esa misma entrevista De la Madrid afirma que las elecciones de 1988 fueron limpias y no hubo fraude. Si nadie en su sano juicio cree esta última afirmación, ¿por qué habríamos de creer la primera? Las preguntas de Carmen Aristegui, al no estar sustentadas en una investigación sólida, dejan traslucir el punto de vista en el que se apoya. No ejerce su función de medio, no es neutral; trata de imponer sus opiniones sobre la transición. ¿Cuál son estas? En el prólogo de su libro finge objetividad: “Las preguntas que acompañan este libro [...] pretenden resumir el conjunto de preocupaciones que se desprenden de esta compleja e inquietante realidad.” Pero no es cierto. El eje central de Transición es el proceso electoral de 2006. De 26 entrevistados, dieciséis afirman que las elecciones de ese año fueron limpias, ocho que hubo algún tipo de fraude y dos (De la Madrid y Monsiváis) se muestran ambiguos. Es decir, la mayoría (incluidos los dos últimos presidentes consejeros del IFE) afirman que en 2006 salió avante, pese a las presiones inmensas del frente opositor, la democracia mexicana. Pero las preguntas de Aristegui no reflejan ese punto de vista sino otro muy distinto: le dice a Alonso Lujambio: “En este país de ambigüedades, el concepto de equidad electoral quedó hecho trizas [...]”, y a Monsiváis: “Lo de Felipe Calderón en 2006 le dio la puntilla a lo que había sido la degradación de los avances en materia electoral.”
Le interesa a Aristegui cargar los dados, inducir preguntas a favor de la tesis de que la presidencia de Fox se logró gracias a un acuerdo entre el PRI y el PAN, de que en 2006 hubo un fraude a favor de Calderón y de que nos aproximamos a la imposición de Enrique Peña Nieto como presidente gracias al poder de las televisoras. No importa que una y otra vez la mayoría de los entrevistados le refuten sus conclusiones antidemocráticas. No le importa, por ejemplo, que Cuauhtémoc Cárdenas le diga que en 2006 no apoyó a López Obrador porque en la contienda interna por la candidatura detectó apoyos hacia este de parte del gobierno del Distrito Federal. No le importa, tampoco, que Luis Carlos Ugalde le señale que el día de las elecciones haya habido acarreo de vendedores ambulantes a favor de AMLO y que el sme haya inducido el voto de sus agremiados a favor de este candidato. ¿Qué importa que alguien como José Woldenberg afirme: “Creo que la responsabilidad fundamental del descrédito fue de la Coalición por el Bien de Todos. Inventó versiones sobre el fraude electoral que hasta la fecha no ha podido probar, ni podrá”, si lo que le interesa a Aristegui es otra cosa, otra cosa que no tiene que ver con la búsqueda de la verdad sino con la radicalización interesada de sus posiciones? ¿Interesada? Su caso es un ejemplo de lo que Gabriel Zaid expuso en su ensayo “De cómo el radicalismo aumenta con los ingresos”.
Transición no es un libro serio. Admite afirmaciones extravagantes, como la de Juan Ramón de la Fuente: “La gran crisis del modelo que prevalece en México surgió de las democracias liberales que han mostrado su ineficiencia”; sensibleras, como las de Rosario Ibarra: “Para mí, Andrés Manuel era la luz de la esperanza, lo más hermoso que podía suceder”; delirantes, como las de Carlos Fuentes: “Yo no quiero partidos vírgenes, ¡quiero partidos que follen todos con todos muy contentos!”; apocalípticas, como las de Granados Chapa: “Hay que impulsar [...] el cambio social que es el verdaderamente necesario. Si no se puede romper el país”; o francamente calumniosas, como las de Dresser. Pero lo más notable no es eso sino la casi total falta de esperanza que los políticos e intelectuales, por lo menos los que este libro reúne, tienen sobre el porvenir de México. Dice Lorenzo Meyer: “Yo no tengo imaginación, se me fueron las ganas de imaginarla, porque si la imaginas y medio lo logras te queda un sabor muy positivo, pero si te la imaginas y no logras absolutamente nada, el sabor es muy ácido.”
Esta desesperanza permea el libro de Aristegui. Una desesperanza que nace, hay que repetirlo, con el fracasado intento de López Obrador de hacerse con el poder en 2006 a como diera lugar. Mintió, falseó, provocó a los poderes, tomó la ciudad de México, inventó algoritmos mágicos. El daño ocasionado a las instituciones democráticas ha sido mayúsculo. Pero dañó algo más que las instituciones: dañó la capacidad de esperanza de una clase política que se ha quedado sin miras, que es incapaz de dibujar un nuevo horizonte. Hay a quienes este panorama ensombrece: hay otros, en cambio, que sacan partido de él, que se asumen como radicales, como víctimas, como promotores del cambio. Es el caso de Carmen Aristegui. ~

por Fernando García Ramírez



Pues bien, de aquí en adelante lo que pueda decir la señora chairistegui, habría que exigirle pruebas y fuentes de información...
"El hecho de insinuar algo personal sin pruebas, se llama calumnia, si estuvieramos en los años del pri, no solo Aristegui, ya una docena de periodistas estarían sin trabajo.  Esto no se ha visto en este sexenio.
Si una concesionaria toma la decision de despedir a alguien por insinuar algo sin prueba alguna, se vuelve un problema laboral y en todo caso, etico. Pero puede mas el revanchismo vengativo de esta pejista mujer que no puede perdonar la derrota en 2006 y que en vez de criticar los terribles errores que se cometieron en la trinchera de la izquierda en ese año."

13 comentarios:

  1. pinche vieja pejistoide la carmelita

    ResponderEliminar
  2. Carlos Luciafebrero 10, 2011

    Hola,

    Me gustaría saber Que piensan de las declaraciones y payasadas del diputon Noroña. No tiene verguenza ese mamarracho al estar siempre denigrando y hablando mal tanto del Presidente Calderón como de los panistas. Con que calidad moral habla y porque no lo sancionan, Aunque nuestro pasi es libre y soberano. Este payaso se pasa porque una cosa es que digas lo que sientes y otra hablar así de la maxima autoridad del país.

    Gracias
    Carlos

    ResponderEliminar
  3. Fernando Pérez Pfebrero 10, 2011

    Seudoperiodista .
    Por dios esteban tu no le llegas ni a los talones.
    Tú no eres periodista .
    El ardidito eres tú, así que bórrame de tus lista de correos

    Que idiota eres.

    ResponderEliminar
  4. UNPOLLOUNPOLLOfebrero 10, 2011

    Los periodistas se escudan con la libertad de expresión para hablar a diestra y siniestra, ellos están para informar, para que la gente opine según su criterio pero ellos juzgan como lo hace esta mujer, ya la sacaron de Televisa donde tenia su noticiero por lo mismo. En cada empresa hay reglas, las acatas ó esas son las consecuencias. Si no tiene pruebas para que habla. Hay un dicho muy bien dicho: Piensa todo lo que digas y no digas todo lo que piensas

    ResponderEliminar
  5. Víctor Gerardo Leal Pantaleónfebrero 14, 2011

    Estebandidito

    La neta es cierto, pero es tan cierto que esa misma practica la llevan a cabo TODOS LO PERIODISTAS DE TELEVISA Y OTROS MUCHOS MAS.

    INCLUIDO ESTEBANDIDO ARCE. todos tienen linea Priista. Si el mismo Azcarraga Milmo lo dijo "EN TELEVISA SOMOS SOLDADOS DEL PRI"

    Si ya sé que me vas a replicar que lo dijo a titulo personal pero... quien tiene los putos huevos para llevarle la contra al gran jefe. Y menos al junior de Azcarraga Jean, si no ni tu ni los demas amiguitos de la escuela estarian trabajando en Televisa

    Asi que no escupas pa´arriba porque te puedes embarrar. jajajaja El burro hablando de orejas.

    Saludos y tambien saludame al hijo de puta e ignorante con aires de intelectual de ESTAKA

    Victor Leal

    ResponderEliminar
  6. Esmeralda Riverafebrero 14, 2011

    Respecto a la pseudo periodista carmensita aristegui comparto esto de @vsanchezbanos


    El izamiento de la manta donde los diputados petistas Gerardo Fernández Noroña, Mario Di Constanzo y Jaime Cárdenas, formó parte de una estrategia que llevaba de la mano el que varios medios de comunicación replicaran ese mensaje y repetir un millón de veces un concepto para convertirlo en realidad. El objetivo era el crear como verdad absoluta que el presidente Felipe Calderón vive bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

    Como comentario al margen, déjame decirte estimado lector, que esa versión a mí en lo personal no me consta y, aunque así ocurriera, difícilmente tomaría decisiones en un estado de inconciencia, como dejan ver los tres chiflados del Congreso.

    Bueno, en esa estrategia armada por el equipo de Andrés Manuel López Obrador, cabeza del grupo que va contra las instituciones, instrumentó acciones en unos cuantos días. Colocan la manta para retar al resto de los legisladores y para que los medios repitan la escena y la leyenda. Esto, para tener propaganda gratuita.

    Sin embargo, en el noticiero de la noche, el estelar pues, no se le dio tanta difusión y, en cambio, se criticó a los 3 chiflados o simplemente se dejó constancia del hecho.

    En los noticieros del día siguiente, fundamentalmente en la radio, se dieron a la tarea de criticar a González Noroña, Di Constanzo y a Cárdenas, ya que hacían acusaciones sin pruebas ni argumentos contundentes. Simplemente se trató de chismes. Incluso, al ver la respuesta negativa a esa manta, González Noroña corrigió y dijo que Calderón estaba “ebrio de poder”.

    Por el fracaso de este movimiento, de inmediato intensificaron a través de Carmen Aristegui en su programa de MVS, cadena propiedad de Joaquín Vargas, la versión. Claro, igual que Noroña, sin pruebas. La conductora de radio exigió explicaciones al Presidente.

    Esto no habría pasado a mayores, si no es que los Vargas, vieron la oportunidad de rescindir el contrato con Aristegui aduciendo faltas al código de ética de la empresa, mismo que había firmado Aristegui y quien se negó al derecho de réplica (NO disculpas) al presidente, como a cualquier otro.

    El experimento, fue utilizar como pretexto la salida de Aristegui y mandar el mensaje por las redes sociales. Crear un clima de incertidumbre y de presión social, como se estaba dando en Egipto. La presión de los “call centers” del PRD, fue realmente mayúscula. Se generaron alrededor de 350 mensajes en Twitter por minuto, aún muy lejanos a los 9 mil mensajes por minuto que se generaban por el caso de Egipto.

    En cambio, sí generaron una idea de que la salida de Aristegui fue provocada por una reacción del gobierno de Felipe Calderón, para coartar la libertad de expresión de la periodista, quien se dijo víctima en varias ocasiones del gobierno.

    La manipulación de la opinión pública es producto de la experiencia que le ha dejado a los izquierdosos mediante sus centros de distribución de mensajes directora los mexicanos.

    Estas serán las herramientas mediáticas que usarán en la precampaña, campaña y la riesgosa “postcampaña”. Riesgosa, debido a que estos grupos descalificarán cualquier proceso electoral que pierdan. Todo a través de las redes sociales.

    La reflexión aquí, es imaginarse lo que hubiera ocurrido (aunque el “hubiera” no existe) en el 2006, cuando desesperado el Peje se lanzó a los bloqueos y a usar como rehén a los mexicanos para sus ambiciones y caprichos políticos.

    Nuevas armas están siendo experimentadas en el manejo mediático por esos grupos que se dieron cuenta que errores en comunicación como el ocurrido con el caso Aristegui con MVS y la misma Presidencia de la República, llevan a creer hoy que la periodista es una mártir del periodismo nacional. Una periodista que se niega a responder preguntas sobre su situación laboral y que desprecia con su silencio a quienes la convierten en heroína a quien se niega a dar derecho de réplica a quien menciona en sus comentarios y a los periodistas que la interrogan sobre su actuar.

    ResponderEliminar
  7. POR UNA TELEVICION DE CALIDAD
    DI NO A LAS PORQUERIAS QUE PRESENTA
    ESTEBAN ARCE

    ResponderEliminar
  8. POR UNA TELEVICION DE CALIDAD


    Propongo que nos unamos para exigir una televisión de calidad
    Ya que la que existe de grupo televisa es pura basura
    En especial de esteban arce

    ResponderEliminar
  9. Tienes razón, la "televicion" es una mierda, sobre todo la mía, porque cuando la prendo solo se ve un puntito en el centro y cuando ya por fin se ve la imagen completa empieza a oler a plancha vieja...

    Es una zonda y yo creo ya la voy a cambiar, mínimo por una trinitron!

    ResponderEliminar
  10. Samarithelmarzo 02, 2011

    Hmm bueno ante todo dijera la libertad de expresion pues es eso no? decir lo que piensas y si te quedas callado siempre con la cabeza abajo, bien dice un dicho prefiero morir de pie, que vivir de rodillas pero bueno el personaje que lo dijo murio por lo mismo (Bienaventurados aquellos que sus ideales se convirtieron en epitafios). Ahora eso de andar diciendo a alguien pseudoperiodista a alguien que realmente se ha preparado y es por demas una autoridad en ello, no por eso CNN sigue con ella que realmente como sea ahi si presentan noticias de interes y no de intereses propios de televisa ahora bien quien es la persona que lo dijo realmente quien es? un conductor de programitas como el calabozo? alguien que se dedicaba a noticias de la farandula no mi amigo el propio internet se encarga de difundir la realidad a unos pocos pero al menos planta semillas que algunos como tu servidor se encarga de distribuir y por mucho espacio de TV que tengas no lo podras parar asi que mi amigo sigue estando ahi estancado y viviendo lamiendole las botas a alguien mas para tener un poco de atencion y un poco de lastima de aquellos que te manejan...

    ResponderEliminar
  11. Confirma #Wikileaks que Carmen Chairistegui ha tenido más programas que Microsoft!

    ResponderEliminar
  12. Dice el peje que el #SuperBowl fue una cortina de humo q aprovecharon los malditos oligarquistas para despedir a la #Chairistegui

    ResponderEliminar
  13. Que imbecil eres

    ResponderEliminar

Ahora sí, este blog NO acepta comentarios anónimos

Todas las opiniones aquí expresadas son responsabilidad de quien las escribe.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...